Ellas Deciden - Maria Sofia

Ellas Deciden

Maria sofia

 

En América Latina, como en el resto del mundo, el matrimonio infantil afecta de manera desproporcionada a las niñas. Dado que la pobreza es uno de los factores que también impulsa el matrimonio infantil en esta región, las niñas que viven en áreas pobres son especialmente vulnerables a esta práctica. Human Rights Watch informa que América Latina es la única región con una alta tasa de matrimonio infantil donde no ha habido una disminución significativa del matrimonio infantil en los últimos 30 años. Argentina es uno de los pocos países que no reporta datos sobre el matrimonio infantil a UNICEF. Sin embargo, según un reciente censo nacional, Argentina tiene más de 340,000 adolescentes de 14 a 19 años casados ​​o en convivencia, de los cuales 230,000 son niñas y mujeres adolescentes. 

María Sofía es una activista de los derechos humanos y de los niños de Argentina que inició Ellas Deciden (Ellos deciden), un proyecto de promoción para difundir la conciencia sobre el matrimonio infantil forzado en el país. Explica que definir el matrimonio como forzado arroja luz sobre las desigualdades estructurales de género que son inherentes al contexto de la formación de una unión entre un adulto y un menor. Las condiciones que determinan si el matrimonio es por elección se basan fundamentalmente en las bajas expectativas que se tienen con respecto al futuro de las niñas. María explica que la decisión de casarse antes de los 18 años a menudo se basa en la situación doméstica en la que viven muchas de las niñas. Las niñas y adolescentes pueden buscar el matrimonio como una estrategia de salida de entornos domésticos violentos, y las familias pueden asumir que una unión temprana protegerá a sus hijas de la violencia, pero a menudo terminan enfrentándose a la violencia, el abuso y el control de sus parejas, que no se lo permiten. para trabajar, estudiar o salir solo. Una forma de violencia que también puede considerarse socialmente aceptada en muchas sociedades latinoamericanas. 

Otro motivo que lleva a muchas niñas a entrar en uniones tempranas y muchas veces forzadas es el deseo de huir de la pobreza, pero lo que realmente sucede es que pierden su autonomía económica en el proceso. Las niñas atrapadas en este tipo de relaciones generalmente no tienen autonomía en materia económica, ya sea por falta de escolaridad o por su rol de cuidadoras primarias de los niños en el hogar. Las niñas a menudo son vistas como una carga financiera en muchas comunidades, por lo que los padres las casarían para obtener ganancias financieras a través de dotes, regalos, etc. Esto se ve reforzado por las normas patriarcales que devalúan y comercializan a las niñas y adolescentes que enfrentan múltiples obstáculos para participar en la economía. con pocas oportunidades de obtener ingresos, estudiar o lograr la independencia financiera. Pero el problema es que estas uniones muchas veces se hacen con hombres mayores, más experimentados, más educados y con mejores perspectivas económicas, victimizando así a las niñas y colocándolas en una posición desigual frente a su cónyuge. , suele ir acompañada de violencia de género dentro de la esfera privada del hogar. 

María quería lanzar una campaña de concientización para educar a las niñas sobre sus derechos y mostrarles alternativas a la independencia financiera, pero se enfrentó a un enigma único. En América Latina y el Caribe, los matrimonios informales son muy comunes y, por lo tanto, no están acreditados ni reconocidos por la Iglesia o el Estado. La informalidad de estos sindicatos dificulta contarlos o tener datos suficientes para demostrar la extensión y gravedad de este problema en Argentina. Sin embargo, María puso en marcha Ellas Deciden con el objetivo de concienciar sobre la endémica del matrimonio infantil en Argentina en un marco de igualdad de género y derechos de la niñez. La campaña utiliza las redes sociales como una poderosa herramienta de transformación, utilizándolas para difundir campañas y mensajes que llegan a las niñas y adolescentes, que les resultan atractivos y se desarrollan en un lenguaje familiar para su edad.

Con el objetivo de permitir que las niñas, niños y adolescentes tomen decisiones libres e informadas con la plena garantía del respeto a sus derechos. “Nuestra campaña tiene como objetivo llegar a la más amplia diversidad de niñas y adolescentes, por eso algunos materiales se adaptarán a las lenguas indígenas y al lenguaje de señas. Las piezas gráficas y de audio que creemos estarán diseñadas para que sean livianas y ocupen poco espacio, para poder ser difundidas a través de WhatsApp y por lo tanto puedan visualizarse en comunidades rurales con poco acceso a datos móviles ”, dice María. Más que utilizar un lenguaje que victimice a las niñas y las despoje de cualquier agencia, la campaña buscará posicionar el poder de las niñas, adolescentes y jóvenes como agentes y actores estratégicos que contribuyen al desarrollo local, para transformar desde sus visiones y experiencias para decidir sobre sus cuerpos, comunidades y territorios. 

Además de la campaña en línea, María y su equipo en Ellsa Deciden también involucrarán a las organizaciones de la sociedad civil que trabajan en temas relacionados con el matrimonio infantil, la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer para crear programas que ofrezcan a las niñas capacitación, educación y oportunidades de empleo para que un Se les ofrece una alternativa clara y para que sientan que tienen el poder de decidir su futuro. Finalmente, el equipo de Ellas Deciden buscará involucrar a los legisladores y legisladores para que trabajen en un marco para proteger a los niños y adolescentes de los peligros del matrimonio infantil forzado.

Con la ayuda de Peace First, el equipo de Ellas Deciden pudo completar la primera fase de la campaña. María está trabajando actualmente con el equipo de Peace First para acelerar su proyecto y trabajar en la siguiente fase. Mírala hablar sobre los planes futuros para Ellas Deciden aquí.